El policía le disparó por la espalda a joven que murió en Gualeguaychú

Se confirmó que el disparo ingresó por la nuca con orificio de salida por el rostro, lo que complica la situación del acusado. Asimismo, se supo que el policía acusado de matar a Iván Pérez había sido condenado por «vejaciones».

La autopsia arrojó un resultado clave para la investigación y para complicar aún más la situación de uno de los dos policías que supuestamente le disparó a Iván Pérez. Se confirmó que el disparo ingresó por la nuca con orificio de salida por el rostro.

A pocas horas de ocurrido el crimen, una de las informaciones que trascendió fue que el disparo se había producido de frente. Esto fue lo que el médico legista observó en la escena, pero el mismo forense cambió de parecer en la mesa de examen de la Morgue Judicial. Pudo determinar que el proyectil ingresó por la nuca con orificio de salida por la parte frontal.

Este dato corrobora lo que en un primer momento se estimó que había sucedido, que la víctima escapaba de la detención cuando recibió el impacto de bala en su cabeza. Esto compromete aún más la situación de los involucrados.

En la autopsia se confirmó que la distancia era de 95 metros, lo cual ya se estimaba en las primeras pericias que realizó Gendarmería, entre la distancia donde cayó el cuerpo de Pérez y el lugar donde fue hallada la vaina servida de la pistola 9mm.

El policía acusado de matar a Iván Pérez había sido condenado por «vejaciones»
Mauricio Javier Gómez, el efectivo de la Comisaría Octava de Gualeguaychú al que se le adjudica haber disparado su arma reglamentaria y haber matado a Iván Pérez, fue condenado en octubre de 2016 en un juicio abreviado. Golpeó a un joven de Buenos Aires en el Corsódromo durante una detención. Recibió un año de prisión en suspenso, que se efectivizaría y se unificaría ante una posible nueva condena.

La madrugada del 9 de febrero de 2016, mientras las distintas comparsas desfilaban por la pasarela del Corsódromo, Mauricio Javier Gómez trabajaba en la seguridad del espectáculo más importante de Gualeguaychú, y en el final del evento, aproximadamente a las 2.30, se originó un problema entre el público, que demandó la intervención policial.

Un joven bonaerense que había llegado a la ciudad a presenciar el espectáculo sacó su celular y comenzó a filmar el proceder de los uniformados ante una aprehensión, pero esto originó la reacción «antirreglamentaria e injustificada» de Gómez, que se acercó por el costado del joven mientras lo filmaba, lo tomó del cuello y le aplicó varios golpes de puño en el rostro y patadas en el cuerpo.

El joven fue detenido y trasladado a la Jefatura Departamental, donde también se radicó la denuncia en contra de Gómez. Fue el entonces fiscal Sergio Rondoni Caffa, el mismo que actuó en el crimen de Fernando Pastorizzo, el que tomó la investigación e imputó al funcionario policial por el delito de «vejaciones ilegales».

En octubre de 2016 se realizó un juicio abreviado, que presidió el vocal del Tribunal de Juicios de Gualeguaychú, Mauricio Derudi. El magistrado consideró que los hechos que se le imputaban a Gómez claramente se encuadraban en la figura del delito de vejaciones, que consiste en «tratamientos humillantes para la dignidad del ser humano y que afectan su decoro como persona» y «los procedimientos pueden consistir en malos tratos de contenido físico o psíquico», publica el diario El Día.
POLICIALES
Muerto por balazo policial: Sus antecedentes y las pericias que serán claves
Por esto y otros argumentos, Derudi resolvió condenar a Gómez por «vejaciones ilegales en acto de servicio en concurso ideal con lesiones leves agravadas por haber sido cometidas por un miembro integrante de la fuerza policial abusando de su función o cargo, a la pena de un año de prisión de cumplimiento condicional e inhabilitación especial por el término de dos años para ejercer la función policial».

Una vez que esta causa fue elevada a juicio por el fiscal Rondoni Caffa, Gómez no habría sido suspendido en la fuerza, sino que fue removido del área de Operaciones y destinado al cuidado y entrenamiento de los canes de la Policía. Quedó en función como activo-pasivo, es decir: no llevaba arma ni uniforme y no cobró el sueldo durante dos años; y solo entraba en actividad cuando se requería del perro rastreador que tenía a su cargo.
POLICIALES
Convocan a una marcha en apoyo a los policías detenidos por el crimen de Pérez
Cuando pasaron los dos años, a fines del 2018, debió haber sido sometido a una pericia psiquiátrica que lo debería haber habilitado para regresar a la función como servidor público.

El jefe de Policía, Cristian Hormachea, informó que a su arribo a la ciudad, Gómez ya trabajaba en la dependencia de Rincón del Gato y en el container situado en el Acceso Sur. Por lo que se desconoce la realización o no de esta pericia.

Dermotest
La fiscal Martina Cedrés aún espera por el resultado de los dermotest que Gendarmería Nacional realizó en los dos policías involucrados en el operativo que culminó con la muerte de Iván Pérez, el miércoles por la mañana. Esta fuerza, que actúa en lugar de la Policía por obvias razones, trasladó a Buenos Aires las pruebas y se aguarda que los resultados lleguen en las próximas horas.

El dermotest determinará cuál de los dos funcionarios policiales efectuó el disparo de arma de fuego, pero tras los primeros minutos de transcurrido los hechos, Gómez se habría adjudicado el disparo con su pistola 9 milímetros.
Fuente: El Día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.