Los gobernadores se juntan para negociar una paritaria docente unificada (Bordet participará)

Ocurrió en Olivos el 15 de noviembre: Mauricio Macri escuchó la demanda de sus huéspedes, nueve gobernadores peronistas y silvestres, y les prometió que el Gobierno dejaría de “meterse” en la paritaria docente.

“El año que viene no vamos a intervenir”, le dijo el Presidente al pelotón de mandatarios encabezado por el cordobés Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey de Salta, el chaqueño Domingo Peppo y, entre otros, Omar Gutiérrez de Neuquén.

Macri le dio la indicación a Rogelio Frigerio y luego a Esteban Bullrich, el ministro de Educación que en febrero se había trenzado en una paritaria áspera que bordeó el 40%. Mano a mano, María Eugenia Vidal le pidió lo mismo a Macri luego de que le pegue feo, como a casi todos, aquel número desbordado.

Este jueves, a las 14 horas, en el hotel Savoy, un puñado grande de gobernadores intentarán definir un “parámetro” unificado para encarar las negociaciones con los gremios educativos. La intención es fijar un techo de 18% que tome, como referencia, los montos que firmaron Buenos Aires y Mendoza -esta fue 17%- y, en paralelo, abrazarse a la previsión inflacionaria de Hacienda: entre 17 y 20%. El primer enredo: los gobernadores pretenden un techo de 18% y la Rosada -se lo dijo Mario Quintana a Clarín- pone un piso de 17%.

“Por el año electoral, va a ser una negociación difícil”, deslizan en el Gobierno y ponen el foco en las provincias patagónicas. Caso testigo: Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro, avisó que ofrecerá 17 puntos de suba y si los gremios no aceptan, dará el aumento por decreto.

En las provincias se preparan para espadeos intensos. “Ninguna paritaria va a cerrar por abajo del 17% de inflación. Nos queremos atar a ese número sino a mitad de año nos piden reabrir” alertó un gobernador PJ. “Es lo correcto que la paritaria docente la hagan las provincias: son ellas las que pagan”, le dijo a Clarín un funcionario nacional.

La juntada de este jueves marcará el regreso de la “mini-liga” de gobernadores que armó un scrum en diciembre para frenar el proyecto de Ganancias pactado entre Sergio Massa y Axel Kicillof. A Schiaretti, Urtubey, Gutíerrez y Peppo se sumarán Weretilneck, Rosana Bertone (Tierra del Fuego), el misionero Hugo Passalacqua y Gustavo Bordet (Entre Rios). La novedad más potente fue que participe Miguel Lifschitz, el socialista que gobierna Santa Fe.

El sanjuanino Sergio Uñac y el riojano Sergio Casas avisaron que tienen problemas de agenda. El tucumano Juan Manzur está anotado aunque no integra la “mini-liga”.

Tres díscolos, el pampeano Carlos Verna, Alicia Kirchner (Santa Cruz) y el formoseño Gildo Insfrán no están en la cuenta de la organización que esperan confirmación de la santiagueña Claudia Ledesma de Zamora. El chubutense Mario Das Neves estará por Buenos Aires, pero no irá al Savoy.

Vidal avisó que si la invitan irá salvo que se trate, como se trata, de una juntada de “no-oficialistas”. El porteño Horacio Rodríguez Larreta está de viaje. Los tres gobernadores radicales no fueron a pesar de que integran el grupo de nueve provincias que tienen los salarios más bajos para maestros y docentes.

Jujuy, Corrientes y Mendoza, dominios que la UCR controla a través de Gerardo Morales, Ricardo Colombi y Alfredo Cornejo, fueron “compensados” el año pasado con fondos nacionales porque los mínimos docentes quedaban debajo de la referencia nacional.

En 2016, la Nación “ató” el mínimo que puede cobrar un docente en cualquier punto de país a un indicador: debe ser 20% más alto que el salario mínimo vital y móvil. A números de hoy, equivale a $9.672.

La paritaria nacional del año pasado discutió esa cifra. Como se “automatizó” con el mínimo vital y móvil no es necesario armar este año una mesa entre Bullrich y los gremios nacionales, dicen en Gobierno.

En paralelo, la Nación tajeó el Fondo Compensador Docente que en 2016 fue de casi 1.800 millones y este año, según la planilla del presupuesto, rondará entre los 1.100 y los 1.200 millones como parte de un recorte que se programa escalonado en cuatro años.

Ese fondo se destinó a “ayudar” a siete provincias (Jujuy, Corrientes, Formosa, Salta, Santiago, Misiones y La Rioja) con sueldos muy bajos. “Debió irse reduciéndo a lo largo de los años, pero nunca se hizo” dijeron en Nación para justificar el la poda de esa cuenta aunque, afirman, estará vigente el fondo para compensar que “ningún docente cobre menos de 9.672 pesos”.

Fuente diario: informedigital.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.