Chofer de un viaje de egresados fue demorado por alcoholemia positiva

Por pedido de los padres de alumnos que partían hacia Bariloche, la Dirección de Tránsito de la comuna de Gualeguaychú le realizó los controles de alcoholemia a los choferes y uno de ellos dio positivo.

Un colectivo con egresados que viajaba a Bariloche fue demorado porque uno de los choferes dio positivo en una prueba de alcoholemia que realizó personal de la Dirección de Tránsito Municipal. El hecho ocurrió en la mañana del domingo. “Esto enciende una alarma que no teníamos prevista”, dijo el Director de Tránsito.

No es habitual que esto suceda, pero ante un pedido de los padres, desde la Dirección de Tránsito Municipal se hicieron presentes para realizar los controles de alcoholemia a los conductores, arrojando resultado positivo (0.32 en sangre) en uno de los choferes que “debió ser relevado de sus funciones”. Así lo relató el director de Tránsito de Gualeguaychú, Oscar Navone, en relación al operativo que se realizó el domingo a las 7 de la mañana.

“Esto se pudo realizar gracias al compromiso en cuestiones de seguridad vial de los padres de estos grupos de chicos y chicas. De los controles uno resultó positivo. En el caso de la Licencia Profesional de Conducir tienen totalmente prohibido consumir alcohol, no importa su cantidad.” explicó.

Dijo que la acción se concretó debido a un pedido, dado que en ese “lugar, por la terminal de ómnibus, no es frecuente que hagamos operativos de esta naturaleza”.

Comentó que la salida del grupo de egresados se “demoró hasta que llegó el reemplazó del chofer que dio positivo”.

Indicó que, por fortuna, se “pudo actuar en forma preventiva, evitando que el ómnibus saliera a destino con un chofer a bordo que no estaba en condiciones de hacer su labor”. Aclaró que “no se trató de una cuestión que amerite una sanción”, debido a que el “colectivo no alcanzó a circular, y en ningún momento lo vimos conducir”. El funcionario indicó que la empresa es conocida, y que el chofer que dio positivo no es de la ciudad.

Dijo que si “los padres de los chicos o la misma empresa solicita que nos hagamos presentes para realizar controles, lo haremos sin ningún tipo de inconvenientes”.

Destacó que lo sucedido el domingo “enciende una alarma que no teníamos prevista”, y que a partir de ese hecho con el “respaldo institucional que corresponde actuaremos en consecuencia”.

Por otra parte, Navone recordó que tiempo atrás, la Dirección que tiene a cargo tuvo una experiencia con “una empresa del parque industrial que hacía un viaje”. Contó que fue la misma empresa la que solicitó nuestros servicios con la “diferencia que en esa ocasión el control no arrojó resultados positivos. Los choferes estaban en condiciones de viajar y así lo hicieron”.

El funcionario explicó que organismos nacionales están encargados del control de alcoholemia, en referencia a la Comisión Nacional de Regulación de Transporte que suele “estar en la ruta, en los peajes de los puentes realizando operativos en conjunto con Gendarmería”.
Límites al consumo
¿Qué dice la ley sobre el consumo de alcohol al conducir?

La ley prohíbe conducir: Cualquier tipo de vehículo con más de 500 miligramos de alcohol por litro de sangre.

Motocicletas o ciclomotores con más de 200 miligramos de alcohol por litro de sangre.

¿Qué pasa con los choferes de transporte de pasajeros, de menores y de carga?
Conducción bajo los efectos del alcohol (y de otras sustancias psicoactivas): Los conductores que han bebido alcohol presentan un riesgo mucho más alto de verse involucrados en un siniestro de tránsito que aquellos que no tienen alcohol en sangre, y este riesgo se incrementa rápidamente cuando el contenido de alcohol en sangre crece. Distintas investigaciones muestran que, en promedio, el riesgo relativo de accidente aumenta de forma significativa con tasas de alcoholemia superiores a 0.5 g/l, siendo éste el límite escogido por una amplia mayoría de países del mundo, incluida la Argentina. Por otra parte, el riesgo relativo sufrir un accidente de un conductor que se encuentra dentro de la franja de 0.5 a 0.8 g/l es aproximadamente dos veces superior al riesgo que corre un conductor con una tasa de alcoholemia equivalente a cero.

El riesgo es mayor en los conductores jóvenes y en novatos, por lo que se recomiendan límites legales inferiores para estos segmentos específicos. (El Día)

Foto ilustrativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.